Inicio Secciones Opinión Videos Galerías Nosotros  
Senadores   |   Diputados   |   ALCDMX   |   Noroeste   |   Noreste   |   Occidente   |   Oriente   |   Centronorte   |   Centrosur   |   Suroeste   |   Sureste   |   Internacional
Walter Ramírez Aguilar / Minuta Legislativa
Parálisis legislativa en la Cámara de Diputados.

La vida institucional de nuestro país pende de un hilo. Como nunca antes en nuestra historia republicana, existe el riesgo de que ocurra una parálisis legislativa en la Cámara de Diputados.

El propósito gubernamental de lograr la aprobación del pase directo del Procurador a Fiscal ha impedido la instalación de la Mesa Directiva y si no se logran los acuerdos políticos necesarios, mañana martes cinco de septiembre, podría parar la actividad en el Congreso de la Unión.

Es innegable que detrás de esa aviesa intención, se esconden intereses políticos personales transexenales que buscan a toda costa impunidad y protección.

La ausencia de acuerdos en la Cámara de Diputados no le sirve al país y mucho menos a la sociedad. Un Congreso ilegitimo es un Congreso sin credibilidad.

Los partidos políticos tienen la obligación y la responsabilidad de evitar a toda costa la parálisis legislativa. Hay quienes piensan que no hay riesgo de que eso ocurra, y hay quienes ven una situación al límite.

A la distancia, lo que se ve es que hay intereses políticos ambivalentes cuyo único propósito radica en defender abusos y trayectorias políticas cuestionables.

El PRI y el PAN están metidos hasta la médula en ese asunto.

Ellos son los principales responsables del retroceso político que puede venir. Su obstinación puede costarle mucho al país. Los argumentos que esgrimen por cada lado esas dos fuerzas políticas para defender sus intereses ponen en riesgo la autonomía institucional del Congreso.

La responsabilidad histórica que tienen esas dos fuerzas políticas, los obliga a lograr acuerdos este día. Como sociedad no nos conviene que la oportunidad histórica de dotar de autonomía al sistema de procuración de justicia sea desperdiciada…